domingo, 5 de mayo de 2013

Otoño


Los estados del tiempo hacen su excursión por los costados más inverosímiles del cuerpo, en el otoño se te va el verde de las manos y se deshoja la columna, las vértebras desnudas y la panza llena de hojas secas.
En la garganta duerme el invierno que no llega y los pies se olvidan de la tersura del campo.
Los ojos se entretienen oteando el horizonte, buscando sol y de noche buscan el sol dentro, en las piernas se agazapa alguna luna y algún planeta; en el sexo te anida alguna de estrella, de esas que no nacieron todavía.

2 comentarios:

keithmoon dijo...

y es otoño, otra vez......


saludos...

todas hermosas poesías....

Dana Ranco dijo...

Fantástico! esto si es arte, muchas veces se considera un buen blog los que hablan de chismes y conocimiento poco interesante, felicidades por el tuyo.

Hoteles en Puebla

Datos personales

Mi foto
Córdoba, Argentina
Del blanco, al blanco tenue, al blanco tiza y al alba. Después los colores

Archivo del blog